¿Qué es la Neurofisiología Clínica?

La Neurofisiología Clínica es una especialidad médica relativamente reciente. Permite estudiar, de manera objetiva, el funcionamiento del sistema nervioso y neuro-muscular a través de equipos altamente especializados.

Para lograr el grado de médico especialista en neurofisiología clínica, se requiere una formación de 4 años de duración en algunos hospitales prestigiosos del mundo. Como especialidad médica, aparece en la década de los 50/60 en países del norte de Europa, extendiéndose a otros países. España fue pionero en crearla como especialidad médica, mediante Real Decreto. Esta formación, de momento, no se obtiene en ninguna universidad u hospital universitario de Venezuela.

Es así como, a través de las distintas pruebas diagnósticas que se realizan, sirve de apoyo a una enorme cantidad de especialidades médicas, tanto clínicas como quirúrgicas, como es el caso de neurología, fisiatría (medicina física y rehabilitación), psiquiatría, medicina interna, medicina intensiva, oncología, endocrinología, neumonología, nefrología, medicina del trabajo (ocupacional), pediatría; neurocirugía, traumatología, oftalmología, otorrinolaringología, cirugía general, anestesiología (y unidades de dolor), etc.

Su importancia radica en que, a través de la obtención de parámetros específicos y objetivos en cada paciente, se puede dar respuestas a planteamientos  diagnósticos, comprobando o descartando la presencia o ausencia de algunas enfermedades, muchas de ellas tratables. Así, una vez hecho el diagnóstico correcto, el tratamiento suele ser más eficaz. Además, permite un adecuado seguimiento en la evolución de estas patologías: permite valorar la mejoría o empeoramiento de esos parámetros, previamente estudiados.

Tenemos así una gran variedad de pruebas diagnósticas que dependen de diversas técnicas de exploración:

- Electroencefalograma (EEG).

Es la técnica de exploración más clásica. Es una técnica inocua, que puede realizarse en pacientes de todas las edades. En algunos casos, para lograr mejores resultados, requiere de una preparación especial, que debe ser valorada en cada caso particular por su médico especialista.

Permite, mediante la localización de electrodos en el cráneo (sistema reconocido internacionalmente: “sistema 10/20”), evaluar la actividad eléctrica cerebral. De manera tradicional, es clave en el diagnóstico y tratamiento de la epilepsia, permitiendo su clasificación, identificando y caracterizando los distintos fenómenos que se presentan en las crisis, lo cual es fundamental para que una epilepsia sea correctamente catalogada y se logre un tratamiento adecuado.

Al margen de la epilepsia, hay una serie de procesos que requieren de este estudio. Por ejemplo, es fundamental en la valoración del estado o nivel de conciencia. Una petición común es ante síncopes o pérdidas de conocimiento brusco (que en algunos casos puede tratarse de un “síncope convulsivo”). Es importante realizar un EEG en casos de cefaleas (dolores de cabeza), especialmente si son de reciente aparición o cuando hay cambios en los patrones habituales de aquellos pacientes que presentan cefaleas habituales. También es útil en el estudio de alteraciones del sueño, bien por aumento de somnolencia durante el día o bien por insomnio durante la noche. Los episodios de desconexión del medio pueden esclarecerse también a través de un estudio EEG, así como las alteraciones de conducta o cambios de comportamiento habitual en un paciente, causas que muchas veces son motivo de consulta psiquiátrica y que pueden tener un origen orgánico. Existen episodios conocidos como amnesia global transitoria que también deben intentar ser caracterizados de forma adecuada, así como ante la presencia de un ictus cerebral o un accidente isquémico transitorio. En niños es común la sospecha de síndrome por déficit de atención/hiperactividad (SDAH), que también debe ser evaluada mediante un estudio EEG.

En todos estos casos, es importante descartar la presencia de una causa orgánica que justifique los síntomas que describen los pacientes.

También existen otras técnicas de exploración que incluyen como base al EEG. Por ejemplo, combinado con video, para el vídeo-EEG, o el polisomnograma (PSG), que hace un registro tanto del EEG como de otros elementos importantes (como movimientos, ronquidos, respiración, ECG –con sensores especiales– etc.).

- Electromiograma (EMG/ENG), que a su vez tiene muchas aplicaciones, pues con él se puede valorar la función muscular, que depende de la indemnidad de la fibra muscular como tal, de la unión neuro-muscular y de la respuesta que el músculo ofrece a la información proveniente de los nervios que llegan a él.

El electromiograma (EMG) propiamente dicho estudia la actividad muscular. Muchas veces es sinónimo de estudios de conducción nerviosa o electroneurografía (ENG).

De forma rutinaria, el EMG requiere la utilización de un electrodo de aguja intramuscular, pues es la única forma de valorar la totalidad de parámetros necesarios para el diagnóstico de algunas enfermedades. En pocos casos, se pueden emplear electrodos de superficie (como en estudios de temblor).

De forma rutinaria, el ENG requiere la utilización de electrodos de superficie y permite evaluar las respuestas que se obtienen tras el estímulo de los nervios periféricos (tanto motores como sensitivos).

Estas exploraciones, que pueden ser solo EMG, solo ENG, o una combinación de ambas, son útiles en una serie de patologías, como por ejemplo:

En el síndrome de túnel carpiano, que es una lesión caracterizada por hormigueos en las manos, especialmente por las noches y con posturas mantenidas. Se debe a lesión de un nervio que pasa por la muñeca (el nervio mediano). Su importancia radica en que, con un diagnóstico precoz, se puede evitar su tratamiento quirúrgico. Las lesiones del nervio cubital, generalmente son producidas por el uso de computadoras y apoyo continuo del codo, presentándose con hormigueos y debilidad en los dedos meñique y anular. Cuando de forma brusca se tiene imposibilidad para extender los dedos de una mano esto puede deberse a una lesión del nervio radial y se presenta como una “parálisis del sábado por la noche”, producto de una mala postura durante las horas de sueño. Son lesiones en las que es fundamental hacer un diagnóstico correcto. Los pacientes diabéticos, en especial en aquellos con mal control de su glicemia, pueden notar hormigueos en pies y manos, cuya causa puede ser una lesión de diversos nervios del cuerpo, llamada polineuropatía. Esta debe ser correctamente estudiada y caracterizada para poder mejorar los síntomas. Los dolores cervicales y lumbares pueden tener como origen un “pinzamiento” de alguna estructura nerviosa en la columna vertebral (afectación radicular o radiculopatía). Un EMG permite evaluar objetivamente ese posible pinzamiento, su localización, extensión, así como el grado de severidad del mismo, y además permite establecer, en algunos casos, el pronóstico de estas lesiones. Las lesiones del nervio facial son bastante comunes, y se presentan de forma brusca como imposibilidad de mover la mitad de la cara. Generalmente tienen un curso benigno pero siempre deben ser valoradas de forma objetiva.

En general, existe una gran variedad de síntomas que afectan el sistema neuro-muscular y que pueden ser valorados mediante una electromiografía.

- Los potenciales evocados (PE), son otras pruebas diagnósticas que permiten la valoración de distintas vías nerviosas importantes. Un potencial evocado no es más que una onda eléctrica registrada en la corteza cerebral tras un estímulo concreto, que se relaciona temporalmente al mismo. Existen distintos tipos de PE:

La vía visual puede ser valorada a través de los PE visuales, tanto en pacientes con visión adecuada, que pueden fijar la mirada en un estímulo (estímulo patrón), como en niños o personas que son incapaces de mantener la mirada fija en un punto concreto (estímulo de campo completo). Es útil en pacientes con alteraciones visuales no justificadas por causas oftalmológicas y es esencial en el diagnóstico y seguimiento de enfermedades desmielinizantes como la esclerosis múltiple. Los PE auditivos de tronco valoran la vía auditiva (que incluye una estructura anatómica conocida como tronco cerebral) y son útiles en casos de disminución de la agudeza auditiva, vértigos, alteraciones de equilibrio, sospecha de lesiones del tronco cerebral, etc. Los PE cognitivos (o P300) son una manera objetiva de valorar la respuesta cerebral ante una actividad concreta, útil en sospecha de déficit de atención/hiperactividad, deterioro cognitivo, etc. Los PE Somatosensoriales desde miembros superiores o inferiores valoran vías nerviosas largas, desde las muñecas o los tobillos hasta la corteza cerebral, siendo útil para el estudio de la médula espinal, especialmente útil en algunos tumores o lesiones medulares. Los PE desde dermatomas permiten el estudio de los segmentos conocidos como dermatomas y permiten valorar lesiones concretas, como aquellas secuelas dejadas por el herpes zóster (culebrilla) en el tórax.

 -          Los potenciales evocados motores, obtenidos mediante conducción motora central, que permiten la valoración de la vía motora (vía cortico-espinal), desde la corteza cerebral hasta la región que se quiera estudiar (como puede ser la musculatura facial, de miembros superiores o de miembros inferiores).

-          También, con una combinación de estas técnicas, se puede realizar la monitorización intraoperatoria de las vías nerviosas de la columna vertebral durante la cirugía de columna (como en la cirugía de escoliosis, de tumores medulares), así como la monitorización intraoperatoria de la actividad eléctrica cerebral durante la cirugía de epilepsia (para tratamiento de algunas epilepsias concretas, previamente estudiadas y refractarias al tratamiento médico, susceptibles de tratamiento quirúrgico).

Es así como las técnicas de exploración neurofisiológica sirven de apoyo a prácticamente todas las especialidades médicas, tanto clínicas como quirúrgicas, ofreciendo una posibilidad diagnóstica ante una gran diversidad de patologías, que resultan en beneficio para los pacientes.

Comments are closed.